Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

| 17 diciembre, 2017

Scroll to top

Subir

Sin Comentarios

La polémica póliza que tenía el túnel de La Línea – Aciem Norte de Santander

La polémica póliza que tenía el túnel de La Línea

La crisis financiera y de incumplimientos por la que atraviesa el túnel de la Línea, obra vital para la infraestructura del país, estuvo a punto de convertirse en un lío de mayor factura.

Durante cerca de un año y sin que nadie se percatara, el millonario proyecto –tasado en más de 647.000 millones de pesos– permaneció literalmente desprotegido por cuenta de irregularidades en la expedición de la póliza única de cumplimiento que los contratistas le entregaron al Invías.

Esta no solo garantizaba el buen uso del anticipo que se le giró a la Unión Temporal Segundo Centenario, sino, además, el cumplimiento de las obligaciones de los contratistas, el pago de sueldos a trabajadores y la calidad de los estudios que requería la obra. (Lea también: Líos de ejecución, mal que aqueja a varias obras viales).

Todo sumaba 150.000 millones de pesos. Y si bien los contratistas –Condux (de México), Herreña Fonteca (de España), Constructora Carlos Collins, Álvarez y Collins, Promontora Montecarlo Díaz, Túneles de Colombia S.A., Constriurte, Gayco, Tecniciviles, HH Arquitectura y Miguel Castillo– entregaron una póliza, de la Aseguradora Cóndor S.A., que a primera vista, cubría el monto, 92.000 millones de pesos estaban en el aire. (Lea también: La propuesta del constructor del túnel de La Línea para reactivar obra).

Un año en el limbo

La razón: Cóndor S.A. tan solo reaseguró 58.000 millones de pesos y el resto lo asumió ella misma. El lío es que su patrimonio era de 18.000 millones de pesos y no hubiera tenido cómo responder ante un eventual siniestro.

EL TIEMPO también estableció que el reaseguro no tenía en cuenta la responsabilidad solidaria de los contratistas porque solo les cubría el porcentaje individual que tenía en el proyecto.

Así estuvo la obra hasta cuando la Superintendencia Financiera y la entonces ministra de Transporte, Cecilia Álvarez Correa, detectaron la irregularidad y le exigieron a Cóndor que tomara de inmediato los correctivos.

Entre cargos y descargos, solo hasta enero de 2010, dos años después de firmado el contrato, se subsanaron las irregularidades del reaseguro. De hecho, un año más tarde Cóndor fue sancionada con la máxima multa: 680 millones de pesos.

Para ese momento, la crisis de Cóndor había llegado a tal nivel que la Superfinanciera la sometió a vigilancia especial, en abril de 2012. Y, en agosto de 2013, ordenó su toma para luego liquidarla.

Y ahí empezó el otro problema: que alguien aceptara en cesión sus contratos de seguros, incluido el del Túnel de La Línea. De nuevo, la ministra Álvarez y la Superfinanciera intervinieron y, con Fogafin (que asumió la liquidación de Cóndor), lograron que la Nacional de Seguros expidiera la nueva garantía, aprobada en julio, antes de que estallara la crisis.

Lo que nadie ha explicado aún es cómo una obra de esta envergadura fue entregada con una póliza llena de irregularidades.

¿En qué va la obra?
Valorcón no quiso entrar al proyecto

La posibilidad de que los retrasos y problemas financieros que presenta el túnel de La Línea se desentrabaran con el ingreso al proyecto de un socio capitalista, se frustraron. La firma Valorcón rechazó la oferta que buscaba culminar los kilómetros de vía que hacen falta y asegurar un flujo de capital de 140.000 millones de pesos para los próximos 14 meses. Por ahora, el proceso de caducidad del contrato que inició Invías, por presunto incumplimiento, continúa su curso.

UNIDAD INVESTIGATIVA
[email protected]

 

Fuente

Enviar un Comentario